envios gratis

Cómo Funcionan las Mascarillas Faciales

Una herramienta fundamental de las profesionales de la belleza son las mascarillas. Su función principal es la de introducir principios activos en la piel por saturación, es decir, forman una capa o película sobre la piel, tapándola, haciendo que los cosméticos que ponemos debajo, o los componentes de la propia mascarilla penetren en la piel.

Existen varias clasificaciones posibles de las mascarillas, por ejemplo según la textura de sus componentes:

- Gel: formadas en su mayoría por espesantes naturales, suelen ser mascarillas muy frescas, relajantes e hidratantes.

- Film: forman una película muy fina y semitransparente sobre la piel. Suelen ser tensoras y muy oclusivas, por lo que se suelen utilizar para penetrar ampollas en tratamientos cosméticos.

- Barros o tierras: son mascarillas minerales, principalmente arcillas. Al secarse absorben muy bien las grasas, con lo que son estupendas en pieles de este tipo, y como se retraen ligeramente al secarse, tienen efecto tensor.

- Térmicas: son mascarillas de yeso que quedan duras y de una pieza al secarse. Se aplican en pieles maduras por que el calor que producen provoca cierto calentamiento de la zona que facilita la aplicación de cosméticos y la penetración de principios activos.

- De alginatos: son una variación de las mascarillas film. Los alginatos son un tipo de algas que tienen la cualidad de conferir a las mascarillas una textura plástica: mezclamos el polvo con agua y obtenemos un gel espeso que al aplicarlo sobre la piel adquiere una textura gomosa que permite retirarla de una pieza. Son refrescantes, modeladoras, tensoras…

- Cremosas: la mayoría de las mascarillas pensadas para su aplicación doméstica se presentan en textura cremosa por varias razones: son fáciles de aplicar y de retirar, no requieren preparación, sus tiempos de exposición son cortos (10-12 minutos) y normalmente no requieren de una ampolla o suero que las complemente.

Podríamos tambien clasificar las mascarillas según su finalidad: limpiar, hidratar, reafirmar, eliminar grasa, calmar, descongestionar, antiarrugas… o según nuestro tpo de piel, pero las combinaciones que se presentan en el mercado son incontables.

Si no acudes con regularidad a un centro de estética, te recomiendo que uses una mascarilla en casa una vez por semana o cada quince días. Elige la que mejor se adapte a tu tipo de piel (seca, grasa, mixta, madura), a la necesidad que quieres cubrir (hidratación, limpieza, descongestión…) y al formato que te sea mas cómodo. Tu piel te lo agradecerá.

Si estas buscando una mascarilla y todavia no has encontrado la tuya mira en nuestra tienda: aqui.

Si te ha gustado ¡Compartelo!

, , , , , , , , , , ,

No hay comentarios todavia
Comentarios no relacionados con el artículo, que falten al respeto o contengan enlaces serán editados y borrados.

Deja un comentario