envios gratis

La Mejor Crema Antiarrugas

Hace unos días una amiga compartió en Facebook un enlace a la edición digital del periódico ABC, donde se publicaba un “informe” de la OCU sobre cosméticos antiarrugas con un llamativo titular: “Crema antiarrugas: la mejor, por 3 euros”. Inmediatamente, pinche el enlace, leí la noticia, me fuí a la página de la OCU, lei el “estudio”, leí el “Así analizamos las cremas” y el cabreo me dura hasta hoy. De hecho, va en aumento, por que otros medios siguen difundiendo “la noticia”

¿la mejor crema antiarrugas?

Aquí dejo el enlace al artículo de la OCU, para quien quiera leer un rato.

Ya hemos hablado con anterioridad de la publicidad engañosa (tema que dio muuuucho que hablar en su momento) pero si es verdad que aquí abogamos por la honestidad de fabricantes de cosmética y aparatología, de los distribuidores y de los profesionales en general que comercializamos estos producto, también abogamos por la transparencia de estos “estudios” y de los artículos sensacionalistas derivados.

“¿Sirven para algo las cremas antiarrugas? […] hemos llevado a un laboratorio 14 cremas antiarrugas, 995 mujeres las han probado en condiciones controladas frente a una crema estándar y hemos medido sus efectos tras un mes de uso” Ole.

Solo con esta frase podemos hacer 20 post, pero como tengo el cabreo muy a flor de piel y no quiero aburrir mucho al personal me ciño a lo mas básico. Leyendo esto parece que 995 mujeres han probado las 14 cremas antiarrugas. No, primer malentendido. Si buceas un poco en la página ves que un grupo de unas 30 mujeres de, y cito textualmente “entre 31 y 70 años” han probado una de las cremas en una mitad de la cara y otra crema “estándar de eficacia reconocida” en la otra mitad.

A pesar de los métodos científicos que enarbolan en el informe, finalmente reconocen que un cuestionario individual realizado por las participantes en el “estudio” es de donde recogen las opiniones de las usuarias sobre el efecto antiarrugas y las propiedades cosméticas de cada producto. Ole otra vez.

Otro punto a tener muy en cuenta es el tipo de cosmético elegido: han recurrido a cosméticos de venta en supermercados, hipermercados, farmacias, parafarmacias y perfumerías. ¿Y el cosmético profesional, ese que usamos las esteticistas y que vendemos en las cabinas de estética?¿Por qué no se ha incluido?

En la guía de compra del artículo, y para rematar leemos “En las secciones de alta perfumería de grandes almacenes es posible que encuentres un asesoramiento o atención más personalizada, pero a un precio significativamente mayor”. Eso, eso. No vayas a consultar con una cosmetóloga, sino con una dependienta, pero atente al sablazo.

Las cartas sobre la mesa: en nuestra tienda on line, donde comercializamos productos profesionales, la crema antiarrugas más cara cuesta 64,40 € y es de 50 ml, la Lineless Night Cream, que gustosamente enviare al laboratorio de la OCU, si es que averiguamos cual es.

Hablan de concentraciones, de composición, de “principios activos que sirven como reclamo”. A ver: El reglamento 1223/2009 del Parlamento Europeo de 30 de Noviembre de 2009 sobre los productos cosméticos, obliga tal como se especifica en su artículo 11 a que cada producto cosmético presente un expediente de información sobre el mismo que incluye (entre otras cosas):

  • un informe sobre seguridad del producto
  • método de fabricación  y una declaración de conformidad con las buenas prácticas de fabricación recogidas en la misma normativa (articulo ocho)
  • pruebas que demuestren el efecto reivindicado por el producto cosmético
  • e información sobre la experimentación en animales.

Y no solo eso, sino que en el articulo 20, se especifica que “En el etiquetado, en la comercialización y en la publicidad de los productos cosméticos no se utilizarán textos, denominaciones, marcas, imágenes o cualquier otro símbolo figurativo o no, con el fin de atribuir a estos productos características o funciones de las que carecen”. Muchas de las marcas cosméticas profesionales han tenido que realizar importantes esfuerzos para adaptar su etiquetado, sus fórmulas y su material promocional a esta normativa. Si la OCU ha detectado que no se cumple esta ley, que denuncie, no en un periódico, sino ante la autoridad competente.

 

Si te ha gustado ¡Compartelo!

Una Respuesta a La Mejor Crema Antiarrugas

  1. avatar
    María José 26 febrero, 2016 a las 14:20 #

    Hola Raquel! Estoy totalmente de acuerdo contigo, y me gustaría añadir algo, el peso molecular, tal como mis clientas me hablaron de ella, esperé en una cola inmensa, peleé con un monton de señoras dispuestas a pisotear cabezas por consguir la crema y finalmente compré 3 unidades. La probé, miré los ingredientes y me informé, y lo que yo note facilmente es que sí, los principios activos en conjunto son buenos, pero la falta de tecnología, que es cara, para unirlos sin por ello hacer que la molecula pese más, hace que sea imposible que pueda penetrar. es como si mañana nos dicen que los ladrillos son buenos para la piel, por mucho que apretemos o masajeemos, no nos va a entrar ;D

    Y es que hay que entender, que los principios activos cuestan dinero, y las centrifugadoras para mezclarlos tambien, así que esa crema no deja de ser un intento de quiero y no puedo, una pena, malgastar unos principios activos para que no hagan otro efecto que el de una parafina líquida. Sobre la calidad o cantidad de estos principios activos…. para que pensarlo siquiera.

Comentarios no relacionados con el artículo, que falten al respeto o contengan enlaces serán editados y borrados.

Deja un comentario